Puertos de Buenos Aires

Puerto de Buenos Aires: presente y futuro

Puerto de Buenos Aires: presente y futuro
Gonzalo Mórtola, interventor de la Administración General de Puertos – Puerto de Buenos Aires (AGP-PBA), analiza la actualidad del Puerto y las últimas políticas implementadas por el Gobierno.
¿Qué significa para el Puerto de Buenos Aires su nombramiento como vicepresidente para América Latina de la Asociación para la Colaboración de Puertos y Ciudades (RETE), o como secretario de Relación Puerto en el Consejo Portuario Argentino (CPA)?
Es una gran noticia, porque nos vuelve a poner en la agenda del mundo, al puerto y a la actividad portuaria. Es la primera vez que la entidad nombra a un responsable para la región de América Latina. Los nombres y los cargos son efímeros, pero lo importante es volver a estar en foco y en agenda, sobre todo de la Asociación para la Colaboración de Puertos y Ciudades (RETE), un organismo internacional, que fue creado en 2001 con base en Venecia y que se ocupa de hacer los puertos más amigables con las ciudades y las ciudades con los puertos. (Ver noticia)
puerto buenos aires-logoQueremos que el Puerto de Buenos Aires deje de ser un lugar perdido. Buenos Aires es una ciudad que le da las espaldas al río. Hoy, sabemos que está al este de la ciudad, pero no qué ocurre allí. Vemos modelos no solo en Europa –Barcelona y Valencia-, sino también en Chile: Valparaíso, por ejemplo, es una ciudad-puerto y los habitantes están contentos por ello.
Apuntamos a hacer más amigable y armónica la convivencia entre el puerto y la ciudad. Estamos trabajando en equipo con la ciudad. Y hay obras que ya empezaron a ejecutarse, como el Paseo del Bajo, una autopista diseñada para camiones. Además, estamos trabajando con el Puerto de Valencia en el pre-gate del Puerto de Buenos Aires.
En función de la relación con el puerto de Valencia, ¿cuáles son los objetivos sobre los que trabajan?
Por un lado, trabajamos muy fuertemente en el rediseño del Puerto de Buenos Aires, que tiene más de 100 años y es por donde ingresa más del 60% de la carga que llega al país. Junto con organismos internacionales, el equipo de AGP está pensando en el futuro puerto de todos los argentinos, para los próximos 40-50 años.
Hoy, tiene tres operadores, que se ubican dentro de los cinco más grandes del mundo -DP World, APM Terminales y Hutchinson- y los cuáles están también en el Puerto de Rotterdam, el más importante del mundo.
Estamos replanteando el diseño del Puerto con dos terminales, para que sea más competitivo, rentable y equitativo. Trabajamos absolutamente con todos los actores del sector. Es vocación del Gobierno escuchar todas las opiniones; en algún momento, podrá faltar alguna e incluso haber opiniones diversas, pero justamente el rol que los funcionarios tenemos es el de encontrar el equilibrio entre las diferentes opiniones. Es muy importante para el Gobierno, para el presidente, Mauricio Macri, y para el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, el desarrollo portuario y el avance de esta política.
Proyectamos que la política portuaria sea política de Estado y que trascienda gobiernos. Debemos pensar en las futuras generaciones. Hay ejemplos claros de políticas que lo hacen, como la minera en Chile –que trascendió los gobiernos de Salvador Allende, Bachelet y Piñera- o la portuaria en España –que perduró tras los gobiernos de Felipe González, Rajoy y, Aznar-. A eso apuntamos.
¿Queda descartada esa opción trasladar el Puerto de Buenos Aires más cerca del Océano Atlántico?
Sí. Hay muchas opiniones sobre trasladar el Puerto, pero veamos lo siguiente. El traslado del Puerto puede llevar más de una década. Hay una gran experiencia, por ejemplo, en Perú, sobre esto. Por otro lado, además, el Puerto de Buenos Aires es requerido por el mundo, por lo que representa una oportunidad para el país.
Tenemos un concepto superador a esta propuesta. No nos negamos a las terminales de Exolgan y de Tecplata en La Plata. El Ministerio de Transporte está trabajando junto con la gobernadora de la Provincia, María Eugenia Vidal, en la comunicación por tierra que el Puerto de La Plata debe tener y que no fue pensada antes. Lamentablemente, el Gobierno anterior no lo pensó. El Puerto demandó una inversión de más de 400 millones de dólares. No funcionó y queremos que funcione; lo estamos activando. Mantengo diálogo con José Dodds, presidente del Consorcio de Gestión del Puerto La Plata, así como también con las autoridades de Exolgan. Son puertos que tienen limitaciones físicas, pero nos interesa que les vaya bien.
Decidieron participar en la Feria Intermodal, que se realizó en San Pablo, Brasil del 4 al 6 de abril. ¿Por qué?
Es una evidencia del cambio de señal, así como lo revela también el hecho de que se haya creado un ministerio exclusivo de transporte.
El stand del Puerto de Buenos Aires fue el centro de reunión, no solo de actores internacionales sino de todos los argentinos que estaban ahí. Fue una señal muy grata. Y vamos por más. El año que viene, nos encantaría participar con la Aduana en un mismo stand, no solo en la Intermodal, sino en otras muestras, y en el Salón Internacional de la Logística y la Manutención (SIL) de Barcelona.
El sector estaba reunido y sentía que el stand del Puerto era su casa. Y eso fue lo grato, porque los protagonistas no son los funcionarios, sino los actores del sector, las personas que invierten y aquellas que generan puestos de trabajo.
¿Hay novedades en materia de cruceros?
Se ve el cambio de tendencia. La curva de pasajeros que venía en declive empieza a ascender, con reglas claras y previsibilidad.
Hace un año, participamos en Seatrade Cruise Global, la feria de cruceros más grande del mundo, donde recibimos un listado muy coherente de reclamos que hacían referencia a reglas poco claras, que vieron en los últimos 12 años, fundamentalmente en los últimos ocho y cuatro años. Las políticas cambiaban repentinamente, aunque los cruceros suelen ser reservados con dos años de antelación.
Pudimos revertir la situación, con señales claras. Cambiamos la tarifa de migraciones. Cada recalada costaba 42 dólares -y cada itinerario, 10-, mientras que ahora cuesta 14 dólares, con lo cual los buques hacen tres recaladas: Buenos Aires, Puerto Madryn y Ushuaia. Más aun, bajará a 10, gracias a un gran esfuerzo de la Dirección Nacional de Migraciones. Anteriormente, también, se obligaba a los cruceristas a que se vacunaran contra la fiebre amarilla, aunque la OMS no lo exigía. Esto ya tampoco ocurre.
Debemos tener en cuenta que en Buenos Aires se genera el cambio de tripulantes. Un barco puede tener entre 1500 y 2000, y ese recambio puede tardar entre dos y tres días, lo que supone hoteles y restaurantes llenos.
Decidimos privilegiar a los barcos que cuidan al medioambiente, quienes tendán rebajas en las tarifas. Subimos el giro de buque, que es el turno que los barcos tienen para poder amarrar y planificar sus itinerarios, a cuatro años, que era otro de los requerimientos del sector. Hubo un gran esfuerzo de TRP por bajar la tarifa en la Terminal de Cruceros: cada 10.000 pasajeros, baja 0.50 dólares.
Hicimos un trabajo muy importante con la Ciudad de Buenos Aires y cambiamos la señalética, mejoramos el Pasaje de los Inmigrantes e incorporamos más de 160 cámaras de seguridad, trabajando en equipo con Prefectura.
La señal es muy buena. El mundo se dio cuenta y la curva va en ascenso. Tendremos barcos más grandes, que ya pidieron turno para la temporada 2018-2019. Y tuvimos ya una grata sorpresa: un crucero con 1600 turistas alemanes.
¿Cómo serán las bonificaciones para quienes cumplan con normas medioambientales?
Tanto cruceros como barcos de carga manipulan residuos en su interior y tienen normas medioambientales. Todos aquellos que las cumplan obtendrán beneficios económicos, que irán creciendo, con lo cual esperamos que les sea más atractivo venir al Puerto de Buenos Aires.(ver noticia)
Toda la basura que traen al Puerto era cargada e incinerada. A partir de esta nueva resolución, los materiales reciclables no serán incinerados, sino reciclados, y, de esta forma, darán trabajo a cooperativas encargadas de la tarea. Estamos en línea con lo que pasa en el mundo.
¿Cuál es el estado de desarrollo del dock único frontal?
Está vinculado con el diseño del puerto. Estamos trabajando muy fuertemente en este punto, y nos encontramos dentro de los tiempos normales. Pensamos en un puerto para los próximos 50 años, por lo que merece tomarse los tiempos necesarios. Prontamente, tendrán gratas novedades. El diseño dará mucho de qué hablar.
Realizado por Webpicking en mayo 2017
Fuente: webpicking.com


Enviar la Noticia a un Amigo

Recomendar a un Amigo




Newsletter