Por Irene Ascoli //

Sergio Dorrego, ex director de la Escuela Nacional de Náutica y ex Director Nacional de Transporte Fluvial y Marítimo nos presenta una reflexión desde las vías navegables, la historia argentina y el impacto en el comercio exterior. Lo hizo en el ciclo La Hora del Magdalena , una emisión de Transport & Cargo y Globalports que se emitió por YouTube y redes sociales.

El Capitán Dorrego explica que el proyecto data de antecedentes históricos para la navegación nacional y del Río de la Plata “El Canal Sur, como se denominó en algún momento, o el Canal Magdalena, ya se había utilizado desde el silo XIX para el ingreso al Río de la Plata. Más de 50 años después un informe económico incorpora al Canal Magdalena concluyendo que es el acceso con mayor beneficio para la navegación de los puertos metropolitanos.” Luego en 2013 La Subsecretaría de Puertos y Vías Navegables establece la disposición 584 por la cual habilita y define el canal de navegación al que llamamos Magdalena a profundidades naturales estableciendo la boya de acceso en el kilómetro 196.

El Canal Magdalena tiene diferencias fundamentales de diseño con el Punta Indio que representan beneficios indiscutibles para la Argentina: los 150 kms de ancho que le permite ser un canal de doble vía, y permitirá servicios de navegación e ingresos simultáneos; la longitud  y el calado además de estar orientado en el sentido natural de la corriente abaratando costos de mantenimiento y mejorando los tiempos de navegación.

Dorrego expone las conclusiones del estudio solicitado en 2014 por la Subsecretaría de Puertos y Vías Navegables a la Escuela Nacional de Náutica que compara las derrotas y los tiempos de navegación entre ambos accesos procediendo del norte: “Lo hicimos con los puertos del norte porque para los puertos del sur indudablemente el Magdalena es más beneficioso” y explica: “Desde Santa Marta hasta Recalada y desde Recalada hasta el Codillo haciendo uso del Canal Punta Indio nos da una derrota de 1 día, 21 horas y 15 minutos  y desde el mismo Santa Marta hasta el Codillo haciendo uso del canal proyectado (Magdalena) a la misma velocidad promedio que en la simulación anterior, el tiempo de la derrota es de 1 día, 21 horas y 08 minutos”.

“Esto demuestra – prosigue Dorrego – que para cualquier procedencia desde los  corredores oceánicos del Norte, a saber: Mar del Norte, Mediterráneo, Costa Este de USA y Caribe con destino al  Río de la Plata no tendría prácticamente diferencia de navegación para ingresar hasta el Codillo.  Lo que significa que el Canal Magdalena no sólo no implica mayor tiempo de navegación neto sino que considerando que la vía actual es de una sola vía y las demoras de días ocasionadas por los buques fondeados, el proyecto Magdalena es más que beneficioso para el país.”

Vea el Programa “La Hora del Magdalena” completo aqui:

Intro Nueva Edición
Revista
A buen Puerto
Octubre 2021
Ver publicación online aquí Edición Especial Zárate Campana 2021