Por Violeta García //

Cuidar el medio ambiente utilizando energías limpias, construyendo buques alimentados con GNL, que además sea rentable y genere puestos de trabajo en la industria nacional, requiere de una colaboración decidida entre el gobierno nacional, la industria naval y la flota marítima. La propuesta de De Monte es la creación, por parte del Estado, de un “bono verde” que se traduzca en la disminución de impuestos, de los costos del flete y en tasas de financiación accesibles para los armadores. Desde el astillero que dirige, Rio Paraná Sur, están planificando la construcción de un remolcador a GNL y la instalación de una planta de licuefacción.

En el primer Webinar sobre Buques y puertos sustentables para una Marina Mercante Nacional, realizado por el Centro de Patrones y Globalports, Daniel De Monte presentó el proyecto de construcción de un remolcador de empuje con LNG. Un proyecto en el que llevan trabajando más de dos años, a partir de la iniciativa presentada por el Cap. Julio González Insfrán, con la activa participación de Silvia Martínez y de Verónica Iesu. “Estamos conformando un grupo realmente muy fuerte, donde hemos tratado de desarrollar cada uno su especialidad, en mi caso particular estoy desarrollado la parte técnica” afirmó De Monte.

Daniel De Monte, Astillero Rio Paraná Sur

De Monte hizo énfasis al efecto de la contaminación en la biodiversidad y reserva natural en la región de la Hidrovía, que consta de 3,500 km. de ríos navegables, los cuales están vinculados a cinco países, al respecto señaló que de 150 remolcadores de empuje que circulan por la Hidrovía todos están obsoletos y utilizan combustibles pesados, contaminantes.

“En Europa, hoy por hoy, se puede manejar un combustible con el máximo de 0 5% de azufre mientras que nosotros acá en la Hidrovía – porque voy a hablar de la Hidrovía – tenemos 3.5 % de azufre y en algunos casos más todavía con combustibles pesados que son extremadamente contaminantes” afirmó Daniel De Monte.

Un remolcador de empuje ecológico y rentable

El proyecto de un remolcador de empuje alimentado con GNL, se ha trabajado conjuntamente con la CINA y el Centro de Patrones. Es un empujador diseñado para circular por la Hidrovía “Tenemos toda la ingeniería básica, la ingeniería de detalle totalmente terminada; si mañana alguien quisiera desarrollar este empujador y empezar a construirlo podemos empezar a construir mañana” acotó De Monte, agregando que podría incluso fabricarse en serie ya que se tienen todas las condiciones para lograrlo hasta culminar con la botadura del barco.

Entre las especificaciones técnicas que resaltó De Monte, sobre el empujador es que “tiene 7.5 pies de calado y que sus líneas geométricas están pensadas de tal manera que se asegura que no va a tener ningún tipo de cavitación, lo que significa que no va a tener vibración – aclaró De Monte- significa también que vamos a tener un empuje mucho más importante con menor consumo”

Sobre el motor que utilizarían explicó que han llegado a acuerdo con Wärtsillä y que con este tipo de motor – de 6000 HP – con un 85% del máximo continuo rating, se tendría una capacidad de autonomía de 21 días de navegación y al 70% se estaría en una capacidad de 25 días de navegación. Con lo cual, agregó De Monte “es prácticamente una vuelta redonda que estaría dando el empujador este sin necesidad de cargar combustible en ningún otro lado. De todas maneras este es un motor dual y tiene la misma capacidad, en días de navegación, tanto con diésel como con gas”. De Monte, explicó que ante cualquier eventualidad se puede optar por el uso de uno u otro tipo de combustible. Con respecto a las especificaciones técnicas de la cabina y las comunicaciones De Monte expresó que el nivel de complejidad puede adaptarse a las necesidades de cada buque.

“Es un tema muy importante hablar de costos – continuo De Monte- si nosotros consideramos que tenemos una embarcación en la cual estamos utilizándose en 6000 hp y tenemos un motor dual voy a considerar el gasto que me va a provocar a mí el consumo con gas licuado o directamente con diesel si yo considero el año completo el año completo, utilizando GLN y considerando un costo de 7 dólares el millón de Btu, se puede lograr un ahorro de 905.000 dólares, por año” Esto significa, explicó De Monte que el armador que compra el empujador prácticamente lo va a pagar con el ahorro del combustible”

“El armador tendría una unidad 0 km, con unas capacidades realmente muy importantes, sin ningún tipo de contaminación y podría recuperar los costos de la construcción con el ahorro del combustible” resumió De Monte.

Planta de licuefacción en la Hidrovía

El complemento necesario para el desarrollo de buques sustentables con energía limpia, son las facilidades para el abastecimiento de GNL. “En este marco y contexto, Astillero Río Paraná Sur tiene la intención de instalar en su predio una planta de licuefacción – explicó De Monte – que permita dar suministro no solo al proyecto que impulsamos juntamente con CINA y Centro de Patrones, para la fabricación de empujadores a GNL, sino también para poder suministrar combustible a cualquier embarcación que transite por la Hidrovía”.

De Monte presentó los planos del terreno donde se podría construir la planta de licuefacción, ubicado en las inmediaciones del Astillero Río Paraná Sur, en Lima, cerca de Zárate, un punto geográficamente estratégico entre Santa Fe y Buenos Aires.

“Hemos llegado a un arreglo con la gente de PTP para que tengan directamente un muelle, con Naturgy y con Juan Ojanguren de Galileo para tener directamente la planta de licuefacción y poder suministrar el gas licuado a cualquier unidad que transite por la Hidrovía” dijo De Monte, asegurando que cada vez habrá más buques alimentados por este combustible.

Refiriéndose a la planta de licuefacción, De Monte manifestó que “genera un polo de servicios a embarcaciones que hoy no disponen en su logística, una terminal de carga de combustible en sus rutas, por ejemplo, como Buques Graneleros. Esto representa para el proyecto una potencialidad muy grande”

“Creo que lo más importante hoy es tratar de hacer el primer empujador a GNL para la Hidrovía” concluyó diciendo De Monte, afirmado que la Industria Naval es la madre de todas las industrias, porque da trabajo a muchísima gente.

Intro Nueva Edición Revista
A buen Puerto
Nov. 2020
Ver publicación online aquí Oportunidades de descarbonización del transporte fluvial en la Hidrovía Paraguay-Paraná- Centro de Patrones y Oficiales de Pesca y de Cabotaje Marítimo Presenta: Buques y puertos sustentables para una Marina Mercante Nacional: Leyes de Marina Mercante e Industria Naval