Por Agustín Barletti

Trabajo por debajo de la capacidad operativa, inflación y gastos extraordinarios por los protocolos sanitarios, complican al sector logístico

Con un 5,61%, la suba de costos logísticos en octubre se ubicó entre las más altas del año, y esto se registra en un contexto de caída en los volúmenes. En ese mes se registró un porcentaje de aumento salarial del 7%; y un tercer incremento anual del valor del combustible. A esto se agregan diversas subas en seguros, neumáticos y la aceleración de las minidevaluaciones en el tipo de cambio oficial que siempre generan aumentos en distintos insumos como lm strech, pallets, material rodante, sistemas y tecnología, entre otros.

Estas cifras surgen del Índice Nacional de Costos Logísticos confeccionado por la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) a través de su Centro Tecnológico de Transporte, Tránsito y Seguridad Vial (C3T), y la Cámara Empresaria de Operadores Logísticos (CEDOL)

Los valores acumulados durante el período enero-octubre marcan un incremento del 30,31%, para la variable con costos de transporte; y del 34,85% sin costos de transporte. En el caso de distribución con acompañante, el costo trepó al 32,65%, y sin acompañante, al 32,22%.

Desde el 20 de marzo hasta la fecha, los costos se han visto distorsionados por factores ajenos a los contemplados en el índice, como mayor cantidad de personal asignado a las operaciones para reemplazo de personas de riesgo o desdoblamientos de turnos, según los protocolos definidos. Éstas, y otras acciones, generan una pérdida significativa de la productividad en las empresas, a la cual se suma la disminución de los volúmenes operadores, que provocan una importante distorsión en las tarifas variables, excluidas también en la elaboración del Índice.  

En consecuencia, esta sucesión de factores genera gran preocupación en las organizaciones logísticas debido a que los tiempos de pandemia se extienden y, probablemente, lo hagan también las medidas de seguridad excepcionales. Todo esto desencadena nuevas operaciones en las que cada nivel de servicio tendrá que calcular un nuevo costo operativo.

Entre los costos que afectan las operaciones y no integran el índice figuran:
1) La actividad logística es de mano de obra intensiva y, por lo tanto, los aspectos relacionados con el personal que trabaja durante la pandemia tienen costos adicionales vinculados a la misma operación.
2) Costos de traslado del personal a las distintas bases operativas.
3) Tiempos de descanso y desinfección de instalaciones, así como también de la flota de vehículos para  distribución.
4) Los espacios en los centros de distribución y las bases de transferencia para el mantenimiento de distancia segura se ampliaron en forma significativa, lo que provoca mayores costos y más inversiones operativas no contempladas en los acuerdos comerciales vigentes.
5) Desinfección de elementos tecnológicos y operativos, en ciertos casos, varias veces por turno, según el flujo de la tarea.
Aún en las actividades permitidas y cumpliendo con los mismos niveles de servicio para un mismo volumen, se ha verificado que se requiere mayor cantidad de recursos que los proyectados.  Esto es así porque se tuvieron que modificar las operaciones y se volvieron más costosas.     Fuente: Transport & Cargo

Intro Nueva Edición Revista
A buen Puerto
Nov. 2020
Ver publicación online aquí Oportunidades de descarbonización del transporte fluvial en la Hidrovía Paraguay-Paraná- Centro de Patrones y Oficiales de Pesca y de Cabotaje Marítimo Presenta: Buques y puertos sustentables para una Marina Mercante Nacional: Leyes de Marina Mercante e Industria Naval