La original solución para el puerto será hundir un buque pesquero fuera de servicio para recrear el parque submarino Cristo Rey

En la actualidad, los puertos padecen un verdadero flagelo: el de los buques fuera de uso o interdictos por la Justicia que ocupan la capacidad ociosa de sus muelles. Su presencia, muchas veces imposibilita incrementar la capacidad operativa y un mayor movimiento comercial. A esto se suman los graves problemas derivados de la contaminación ambiental, y riesgos a la navegación producto de cascos muchas veces semi hundidos y abandonados.

Este es el caso del buque pesquero “Don Romeo Ersini”, que está fuera de servicio y permanece amarrado a un muelle del puerto de Mar del Plata desde hace una década. Esta embarcación, será destinada a hundimiento para ampliar el parque submarino “Cristo Rey”, propuesta que tiene la ciudad para la práctica de buceo en mar abierto.

Desde el Consorcio Portuario Regional Mar del Plata se acompaña esta iniciativa de la que participan directivos de la firma local Mattera Hnos., propietaria de la citada embarcación, y representantes de las escuelas de buceo que funcionan en esta ciudad.

Se trata de un fresquero de 27,6 metros de eslora y 7 de manga construido en 1973 y cuyas últimas operaciones de pesca datan de 2010, momento desde el que ocupa de manera permanente un lugar en el Muelle 2.

Hundir barcos inactivos para ampliar la oferta y atractivos del parque submarino que tiene la ciudad es una de las opciones sobre las que venimos trabajando para recuperar frente de amarre para la flota activa”, destacó el presidente del Consorcio Portuario Regional Mar del Plata, Gabriel Felizia, que acompañó esta gestión que vinculó a la empresa propietaria del pesquero, los clubes de buceo, Prefectura Naval Argentina (PNA) y otros operadores portuarios que comprometieron su colaboración en las maniobras de traslado del buque y disposición sobre el lecho marino.

La opción de hundir buques como alternativa para liberar espacios operativos se anunció en junio último, durante una reunión multidisciplinaria convocada por el ente administrador del puerto local. Si bien el “Don Romeo Ersini” es el único que cuenta con el plan presentado en PNA, no se descarta la posibilidad de otro hundimiento.

Carlos Brelles, presidente del Club de Buceo Thalassa, participa de los trámites tendientes a lograr las condiciones para el hundimiento de la embarcación, que quedaría a unos 20 metros de profundidad. “Ya se hizo el plan de hundimiento y el de impacto ambiental”, anticipó. El destino es el parque submarino que se inauguró con el buque “Cristo Rey” y se amplió hace algunos años con el “Kronomether”.

El directivo señaló que para los amantes del buceo se trata de una propuesta muy atractiva. Bucear una embarcación hundida tiene condimentos especiales porque genera un ecosistema propio con ora y fauna, se llena de vida en poco tiempo” destacó quien realiza las gestiones también en representación de Full Diving Center, Mar del Plata Diver’s, Manta Buceo, Oxígeno XXI, MDQ Buceo, Aquaventura, Área de Buceo Unmdp, CASE, Intervalo en Supercie, PescaSub MdP, Thalassa Buceo y Amba, todas escuelas de este deporte que funcionan en la ciudad.

Desde esas instituciones también destacaron la colaboración de empresas que aportarán sus servicios como Canal y Canal, Remolcadores Mar del Plata, MdP Port Managment y la pesquera Margarita, del Grupo Mattera, así como el asesoramiento técnico de los biólogos Gabriela Pujol y Gabriel Genzano, Carlos Paz y Claudio Barbieri.  Fuente: Transport&Cargo

Intro Nueva Edición Revista
A buen Puerto
Abril 2021
Ver publicación online aquí Revista A Buen Puerto - Abril 2021 - "La hora del Magdalena".