Empresarios y trabajadores del sector esbozan un plan integral que apuntale la producción y consolide reservas. Más allá de las urgencias de la pandemia, empresarios y trabajadores comienzan a pensar en escenarios posibles para la recuperación productiva de la Argentina, y en las mesas de análisis previo al Primer Congreso Industrial por el Consenso Nacional, alertaron sobre la pérdida de 1543 pymes exportadoras locales en la última década, debido a que “el desempeño exportador argentino estuvo muy por debajo del nivel de exportaciones de bienes y servicios mundial”.

En vista de esta problemática, representantes de distintos sectores de las pymes industriales plantearon la importancia de desarrollar un plan nacional que abarque a todos los sectores productivos, para identificar y extender la sustitución de importaciones, como parte de una estrategia del país que en forma integral englobe comercio exterior, fortalecimiento del mercado interno y consolidación de las reservas del Banco Central.

Sobre este punto, el presidente de IPA y uno de los coordinadores del Primer Congreso Industrial, Daniel Rosato, apuntó que “necesitamos una estrategia nacional exportadora basada en la mejora de la productividad y en la reducción de costos internos para generar competitividad. Un tipo de cambio elevado no garantiza una competitividad sostenida en el tiempo, sino que se debe lograr con la mejora en la productividad industrial”.

Según los datos relevados en el marco del Congreso “el PBI mundial creció en dicho período un 37% y las exportaciones mundiales de bienes y servicios crecieron un 38%”, mientras que “en el mismo período, el PBI argentino creció un 3% y las exportaciones crecieron un 1,5%”.

El texto agrega que “el valor exportado por las PYMEX en los últimos 10 años cayó de 5000 millones de dólares en 2010 a 3.800 millones de dólares en 2019”, y precisa que “en el período 2010-2019 se perdieron 2955 exportadores de manufacturas siendo 1543 PYMEX (PYMES Exportadoras)”.

El dato cobra particular relevancia en el marco del plan de incentivos que el Gobierno nacional anunció hace pocos días para reconstruir el tejido comercial con el mundo, y que en materia industrial beneficiará al sector con la quita de retenciones a las exportaciones y devolución de reintegros.

Rosato afirmó que “para que la competitividad sea sostenida en el tiempo se debe lograr la mejora en la productividad industrial, con inversión en I+D y en tecnología, y en la reducción de costos internos, como los costos de logística y los de insumos difundidos”.

“La Argentina actualmente tiene acceso limitado al mercado de capitales externo y tiene dos fuentes de demanda de dólares (divisas): el pago de la deuda contraída y el crecimiento (dólares para sostener a la producción). Actualmente no estamos creciendo, sin embargo, para comenzar y sustentar crecimiento, se van a necesitar divisas para la producción”, destacaron empresarios y trabajadores en la mesa de Comercio Exterior que prepara el Congreso Industrial.

En ese contexto, los integrantes de la mesa de Comercio Exterior sostuvieron que “el camino para generar divisas de manera sustentable para poder hacer frente al crecimiento y a los pagos de la deuda nacional, es promover y desarrollar las exportaciones”.

Competitividad
Entre las complicaciones para exportar, se identificaron “falta financiamiento para mejorar la productividad industrial de largo plazo; trámites aduaneros complicados, burocráticos; costos aduaneros excesivos, elevados costos para llevar el producto exportado desde el origen de fabricación hasta subirlo al barco (depósito fiscal, aduana, despachante, terminal porturaria, etc.); la necesidad de soporte e incentivos para las primeras exportaciones; y una dificultad en la identificación de productos alimenticios dentro de Mercosur”.

Además, descartaron una mejora de la competitividad a través de la devaluación de shock del tipo de cambio ya que “logra resultados en el corto plazo, pero volviendo siempre al punto de partida, que es la falta de competitividad”.

Pero no todos los aspectos son negativos. Los participantes también encontraron fortalezas que alientan al sector, entre las que destacaron que el Gobierno “comunica continuamente la necesidad de mejorar la matriz exportadora nacional, expresa que el camino es con todos, mercado interno y externo, campo e industria”.

Fueron consideradas muy positivas las medidas anunciadas por el Gobierno para impulsar el comercio exterior de los productos industriales. En esa línea, empresarios, trabajadores y organizaciones sociales destacaron la necesidad de profundizar el modelo de sustitución de importaciones.

El plan propuesto tiene dos vectores básicos: por un lado, un relevamiento de la capacidades técnicas y humanas de la industria para identificar actividades, potencialidades del sector, demanda del mercado mundial, y perfil de la mano de obra; y por el otro, la creación de un área del Estado nacional que diseñe, implemente, sostenga y defienda antes los poderes económicos contrarios, las políticas que nos permitan alcanzar los objetivos planteados”.

“Para el corto plazo debemos sustituir la mayor cantidad de productos posible. Implementar un plan nacional que abarque todos los sectores productivos con el fin inmediato de disminuir la desocupación, atender las necesidades básicas y ahorrar todas las divisas posibles, apuntalando una política de fortalecimiento progresivo del peso argentino y estabilidad macroeconómica basada en el superávit del sector externo y el consumo interno”, fue uno de los apuntes de la mesa de Sustitución de Importaciones.

El objetivo es realizar un trabajo conjunto entre “las entidades gremiales empresarias y de trabajadores en el control de las importaciones, mientras se realiza un postergado trabajo que permita definir con mayor precisión las nomenclaturas arancelarias y evitar que muchos productos que se producen sean reemplazados por importados que ingresan por vías arancelarias y reglamentarias alternativas a las que les corresponderían”.

Entre las mesas estuvieron: Sustitución de Importaciones, Mercado Interno, Integración Nacional, Costos de Insumos Difundidos, y Banca Nacional de Desarrollo. Además, se abordaron: Políticas de Género en la Industria, Medio Ambiente, Financiamiento, Compre Argentino, Política Fiscal, Legislación Laboral, y Energías Renovables. Fuente: DiarioBAE

Intro Nueva Edición Revista
A buen Puerto
Nov. 2020
Ver publicación online aquí Oportunidades de descarbonización del transporte fluvial en la Hidrovía Paraguay-Paraná- Centro de Patrones y Oficiales de Pesca y de Cabotaje Marítimo Presenta: Buques y puertos sustentables para una Marina Mercante Nacional: Leyes de Marina Mercante e Industria Naval