La mayoría de portales comerciales no parten del punto de vista y necesidades del usuario, los investigadores Duval y Sørensen, proponen cómo hacerlos sostenibles.

Por Yann Duval, Simon Hardy y Kjartan Sørensen*

El desarrollo de un portal de información comercial (TIP), un sitio web que brinda fácil acceso a la información sobre las regulaciones y procedimientos de un país para los comerciantes, se ha convertido en una característica común de los planes de acción de facilitación del comercio. 

Sin embargo, a pesar de muchos esfuerzos y, en algunos casos, de acuerdos intergubernamentales, muchos países aún carecen de un TIP eficaz y sostenible. Una revisión rápida de los TIP en los países de Asia y el Pacífico revela grandes diferencias en la calidad de los TIP y la información que contienen. 

Muchos no toman el punto de vista del usuario y no brindan guías prácticas paso a paso, ni responden preguntas clave relevantes para los comerciantes. Algunos tienen contenido limitado o desactualizado y son difíciles de usar y navegar. A menudo establecido en países en desarrollo como parte de un proyecto financiado por socios internacionales para el desarrollo, su calidad a menudo disminuirá una vez finalizado el proyecto.  

Entonces, ¿cómo podemos asegurarnos de que los TIP y otros registros comerciales nacionales sean relevantes y sostenibles? 

La CESPAP, en cooperación con el Instituto Internacional de Comercio y Desarrollo de Tailandia, ha elaborado una  guía  y  un curso en línea, Mejora de los TIP , para responder a esta pregunta.

El curso se basa en trabajos anteriores y en curso del Banco Mundial y la UNCTAD, e incluye aportaciones de muchos  expertos nacionales que participan directamente en la operación de portales comerciales en Asia y el Pacífico . Propone un marco de gobernanza y un modelo de madurez que se puede utilizar para evaluar un TIP existente y mejorarlo. De este trabajo han surgido varias sugerencias.   

Establecer colaboración institucional

Primero, los TIP deben establecer una colaboración institucional con todas las agencias reguladoras relevantes. Los TIP deben recopilar información superpuesta de una amplia variedad de agencias, de 30 a 50, según el país. Esa información debe reflejar los procedimientos comerciales desde el punto de vista del usuario, tal como existen en la práctica, no en la teoría jurídica, y debe mantenerse actualizada continuamente. 

Una buena práctica es que los jefes de las agencias relacionadas con el comercio se comprometan a proporcionar la información necesaria a una secretaría del TIP dedicada, posiblemente la misma que está ayudando al Comité Nacional de Facilitación del Comercio establecido como parte de la implementación del Acuerdo sobre Facilitación del Comercio de la OMC. Dicha información debe ser recopilada o proporcionada por personas focales designadas en cada agencia, utilizando un formato digital estándar previamente acordado. 

Gánate la confianza de los traders

En segundo lugar, los TIP deben ganarse la confianza de los comerciantes. Los malos consejos no solo son inútiles, sino que pueden inducir a error y confundir aún más a los comerciantes. Es necesario implementar un proceso de aseguramiento de la calidad y establecer y monitorear indicadores clave de desempeño. 

Aparte de las métricas del sitio web, es esencial recopilar de manera sistemática y activa los comentarios de los usuarios actuales y potenciales. Los datos recopilados se pueden usar para realizar mejoras y agregar aquellas características en las que los comerciantes han mostrado un interés particular. 

La pandemia de COVID-19 en curso es una excelente oportunidad para que los TIP demuestren su utilidad a los comerciantes al brindar información oportuna sobre reglas y procedimientos que cambian rápidamente, en particular los relacionados con el comercio de bienes y servicios de emergencia.  Además, dado que un TIP bien elaborado permite identificar fácilmente las redundancias y las oportunidades de optimización, el sistema también es la plataforma ideal para que los gobiernos muestren sus logros en términos de simplificación de los procedimientos comerciales. 

Priorizar las necesidades de las pequeñas empresas

En tercer lugar, los TIP deben ser de fácil acceso y deben priorizar las necesidades de las micro, pequeñas y medianas empresas (MIPYMES).  Las grandes empresas generalmente no tienen problemas para encontrar información regulatoria: los beneficios de ahorro de costos de un TIP son más importantes para los pequeños comerciantes, quizás ingresando a los mercados internacionales por primera vez. Pero las pequeñas empresas tienen menos infraestructura y el TIP tiene la responsabilidad de acomodarlas. 

Por lo tanto, garantizar requisitos de ancho de banda bajos, un diseño compatible con dispositivos móviles y la disponibilidad de tanta información como sea posible en un paquete intuitivo en muchos idiomas son características importantes. Los mejores TIP llegarán de manera proactiva a las MIPYMES en las redes sociales y otras plataformas que ya se utilizan para realizar negocios. 

Los posibles beneficios de los portales de información comercial para facilitar el comercio, hacer que el comercio sea más inclusivo y mejorar la resistencia de la cadena de suministro en tiempos de crisis son indiscutibles, tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo. Pero los TIP requieren compromiso y atención institucional para tener éxito. 

Se invita a todos los involucrados a tomar el curso en línea gratuito  sobre la mejora de los portales de información comercial y reflexionar sobre cómo se puede hacer que los TIP alcancen su máximo potencial.

*Yann Duval es el jefe de política comercial y facilitación de la Comisión Económica y Social de las Naciones Unidas para Asia y el Pacífico (CESPAP). Simon Hardy es investigador asociado en ESCAP. Kjartan Sørensen es consultor en facilitación del comercio en la UNCTAD. Este artículo se publicó por primera vez en el sitio web de la CESPAP .

Intro Nueva Edición
Revista
A buen Puerto
Setiembre 2021
Ver publicación online aquí La AGP ya está a cargo de la Hidrovia