Los sindicatos vinculados a la pesca están en un paro total de actividades en el puerto de Mar del Plata como protesta contra las recientes reformas fiscales. 

La medida de fuerza comenzó a las 12 horas del miércoles y se extenderá hasta las 12 horas del jueves, paralizando por completo las actividades portuarias.

La protesta cuenta con la participación de varios gremios, entre ellos el Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU), el Sindicato de Conductores Navales de la República Argentina (SICONARA), el Centro de Patrones y Oficiales Fluviales de Pesca y Cabotaje Marítimo, el Sindicato Marítimo de Pescadores (SIMAPE) y la Asociación de Capitanes, Patrones y Pilotos de Pesca (AACPyPP).

El motivo principal de la huelga es la oposición a las modificaciones en las medidas fiscales y paliativas relacionadas con la liquidación del impuesto a las ganancias del personal embarcado. Según los sindicatos, estas reformas alteran negativamente los acuerdos previamente establecidos con las Cámaras empresariales y homologados por el Ministerio de Trabajo.

El principal punto de discordia es la eliminación de una exención sobre los ingresos netos del personal embarcado. Esta exención había sido acordada debido a la naturaleza especial y continua del trabajo marítimo, que incluye remuneraciones por producción y servicios en días feriados e inhábiles. Los gremios sostienen que la eliminación de esta exención tendrá un impacto significativo en los ingresos de los trabajadores del sector.

En un comunicado, los sindicatos expresaron su rechazo a las reformas y enfatizaron la necesidad de mantener las condiciones acordadas para asegurar un trato justo a los trabajadores marítimos. “Estas reformas fiscales representan un retroceso en los derechos adquiridos y afectan gravemente el poder adquisitivo de nuestros afiliados”, señalaron.

La paralización del puerto de Mar del Plata, uno de los más importantes del país, tendrá un impacto significativo en la actividad económica de la región. El puerto es un centro clave para la industria pesquera, y el paro podría afectar tanto la producción como la distribución de productos del mar.

Los representantes gremiales instaron al gobierno a reconsiderar las reformas y a reabrir el diálogo para encontrar soluciones que no perjudiquen a los trabajadores. “Esperamos que el gobierno y las Cámaras empresariales entiendan la gravedad de la situación y se dispongan a negociar en términos justos”,concluyeron.