La Prefectura Naval Argentina, como Autoridad Marítima Nacional y Policía Auxiliar Pesquera, trabaja, los 365 días del año, para controlar y prevenir la pesca ilegal en nuestros espacios marítimos, contribuyendo además, al Plan de Acción Nacional para Prevenir, Desalentar y Eliminar la Pesca Ilegal, No Declarada y No Reglamentada (PAN-INDNR).  

En ese sentido, la labor de la Prefectura Naval Argentina excede la tarea de patrullar y controlar el límite exterior de la ZEEA para prevenir y desalentar la actividad ilegal de buques pesqueros extranjeros en la misma, ya que además, lleva adelante el monitoreo y control conjunto con la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura de la Nación (Autoridad Nacional de Aplicación) de la flota pesquera nacional y del cumplimiento del marco normativo que rige la actividad, sin olvidar que también, como Policía de Seguridad de la Navegación, realiza el control de esta flota nacional, desde el aspecto técnico de la seguridad de la navegación.

Un escenario operativo especial para la institución es la zona adyacente a la ZEEA, conocida como “Milla 201. En ella y de manera temporal, opera una amplia flota extranjera en tareas de pesca ilegal no declarada no reglamenta (INDNR). Estas flotas recorren, año tras año, miles de kilómetros en busca de especies transzonales de gran valor comercial, donde suelen pescar de manera indiscriminada, sin cuotas de capturas, destruyendo los frágiles ecosistemas marinos e interrumpiendo el ciclo de recuperación de las especies.

La flota extranjera que opera en altamar y muy próxima a nuestra ZEE, es fundamentalmente de origen asiático, dedicada a la pesca del calamar Illex argentino, recurso altamente codiciado en el mercado internacional. Esta actividad ocurre con importantes concentraciones de esta flota, especialmente entre los meses de diciembre y mayo y su dinámica y distribución, se vincula directamente con el ciclo migratorio del calamar, que durante este periodo se acerca al talud continental e incluso sobrepasa el límite de nuestra ZEE, produciéndose el registro de más de 300 buques pesqueros en operaciones entre los meses de marzo y abril, persiguiendo a los adultos pre y reproductivos de esa especie, para su pesca.

Para realizar estas tareas, además de patrullajes con sus medios de superficie y aéreos, la Prefectura cuenta con una importante tecnología aplicada al monitoreo y control de los espacios marítimos, el Sistema Guardacostas, una moderna e innovadora plataforma tecnológica desarrollada por la Fuerza que permite la vigilancia electrónica de buques en tiempo real, con la capacidad de detección también, de aquellos buques considerados NO COLABORATIVOS, es decir de los que apagan sus equipos de Identificación Automática para no ser detectados (no se muestran), para lo que emplea imágenes satelitales que provee la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE), con lo cual, el control de la flota extranjera es total. 

La posibilidad de detección y seguimiento de estas flotas permite la eficiente distribución temporal y geográfica de los recursos disponibles, acorde las necesidades operativas.  

En este difícil escenario operativo, la PNA viene desarrollando una importante y constante labor de control, con la captura de 80 buques pesqueros extranjeros, que operaban ilegalmente dentro de nuestra ZEE. 

Para optimizar el empleo de los recursos del Estado  se realizan patrullajes del límite exterior de la Zona Económica Exclusiva Argentina (ZEEA), de manera coordinada con la Armada Argentina, llevando a bordo de los guardacostas de la Fuerza, un oficial de dicha institución.

Fuente:PNA Prensa

Intro Nueva Edición
Revista
A buen Puerto
Setiembre 2021
Ver publicación online aquí La AGP ya está a cargo de la Hidrovia