Contra una bajante tan pronunciada como ésta no hay mucho que se pueda hacer para mantener una operatividad al 100%” explicó Esteban Franco, gerente de infraestructura del Puerto de Santa Fe, agregando que las tareas de dragado no podrán asegurar el tráfico de buques en el canal de acceso y se podría operar con barcazas. Además, se retomarían las operaciones nocturnas para que no se resienta el ritmo de carga.

El  pronóstico del Instituto Nacional del Agua en su reporte de este martes, anuncia que para mediado de mayo el río Paraná podría medir menos de un metro en Santa Fe.  De acuerdo con las proyecciones del INA, para el 11 de mayo estiman un nivel de unos 1,25 mts y para el 18 de mayo, podría descender a 97 centímetros. En caso de cumplirse éste pronóstico, el cauce del río bajaría a los niveles que midió a inicios de año, cuando registró valores menores al metro. 

 “Nosotros venimos advirtiendo la situación de bajante, que es de fuerza mayor. Las estadísticas y los parámetros con los cuales nos manejamos permiten planificar el dragado, que es la acción correctiva que siempre tomamos en estos casos. Antes de 2020, en el 80% del año el nivel del río rondaba los tres metros” explicó Franco, desde el Puerto de Santa Fe, en una entrevista desarrollada por el diario Uno. El último registro de prefectura arrojó 1,39 mts en el puerto de la capital santafesina.

Dentro del puerto tenemos la terminal de combustibles Raízen, exShell, que es una de las más importantes de la región Litoral y abastece a todo el centro-norte del país. Con la bajante dejó de operar con buques y comenzó a operar con barcazas. Estas barcazas cargan mucha menor cantidad de combustible y eso implica que para mantener la frecuencia y el ritmo de carga haya que incrementar la frecuencia de arribo de esas barcazas, pasando de un buque por semana a tres barcazas por semana explicó Franco.

Otra medida complementaria al dragado es poder operar de noche. Normalmente por cuestiones de seguridad en la navegación Prefectura nos exigía la operatoria diurna, pero al no poder usar buques por su calado, al tener poca profundidad se pueden usar barcazas. Mediante sistemas de señalización nocturna, sistemas lumínicos y determinadas normas logramos que se habilite la actividad de noche” afirmó el Gerente de Infraestructura del Puerto de Santa Fe.

De acuerdo con Esteban Franco, gerente de infraestructura del Puerto de Santa Fe,  la profundidad requerida para el calado de los buques que llegan al puerto es de 7,80 mts  aproximadamente 25 pies.  Sin embargo esa medida parte de un plano de referencia que se da cuando el nivel del agua en el puerto es de 3 mts. El gerente de infraestructura explicó que de mantenerse la bajante constante del río tendrían que operar con barcazas y para mantener el ritmo de las operaciones sería necesario retomar las operaciones nocturnas. Fuente: Diario Uno y el Informe del INA

Proyección del nivel del río Paraná del Instituto Nacional del Agua:

Intro Nueva Edición
Revista
A buen Puerto
Agosto 2021
Ver publicación online aquí Los protagonistas de las 4tas Jornadas de Transporte y Logística