El buque de transporte, ARA Canal Beagle, sufrió un incendio en los camarotes femeninos. El navío estaba listo para zarpar pero el incidente lo dejó fuera de servicio. El incendio se originó mientras se encontraba en la dársena norte del Puerto de Buenos Aires. Estaba cargado con elementos de abastecimiento para las bases antárticas.

La Campaña Antártica de Verano 2020/21 sufrió la baja de un navío a causa de un incendio a bordo. El buque de transporte ARA Canal Beagle, un veterano de la guerra de Malvinas, estaba listo para zarpar con la carga destinada al abastecimiento antártico y un incendio localizado en el camarote de jóvenes oficiales femeninas lo dejó fuera de carrera.

El incidente ocurrió en la madrugada del 13 de enero pasado en la dársena Norte del puerto de Buenos Aires. Las llamas tomaron dos camarotes donde materiales como colchones y paneles de revestimiento interior facilitaron la propagación en instantes.

La intervención de personal de control de averías e incendio de la tripulación controló el fuego y lograron extinguir antes que ganara cubiertas superiores del navío.

El comandante del buque, capitán de corbeta Ulises Hoyos, informó al alto mando y esa mañana el jefe de la fuerza, vicealmirante Julio Guardia, inspeccionó los daños junto al ministro de Defensa, Agustín Rossi.

Se ordenó una investigación para conocer el origen del siniestro y si hay responsabilidades del personal que se aloja en los camarotes incendiados. Las primeras especulaciones apuntan a un desperfecto eléctrico causado durante la carga de baterías de teléfonos celulares aunque no se descarta el eterno asunto de cigarrillos mal apagados.

Este año pasó tres meses en el astillero Tandanor para tareas de reparación y mantenimiento entre ellas, recambio de chapas del casco, pintura general, recorrido y recambio de válvulas, tareas en las hélices y palas de timón, revestimiento de escapes de los motores principales y limpieza de tanques. Se espera que el astillero pueda reparar a tiempo los daños producidos por el fuego y reincorporar el navío a la campaña.

Una baja sensible
La Armada dispuso un esquema de despliegue operativo para la Campaña Antártica de Verano 2020/21 integrado por 4 buques, el Irizar, el Canal Beagle y los avisos de alta mar ARA Bahía Agradable y ARA Islas Malvinas.

El Canal Beagle tenía la misión de establecer un puente logístico entre el puerto de Buenos Aires y Ushuaia donde se almacena la carga que luego se distribuye en las bases por intermedio del rompehielos Almirante Irizar y dos helicópteros Sea King.

A raíz de la pandemia y para reducir al máximo la posibilidad de introducir el virus en el continente blanco, el rompehielos hará solamente un circuito de distribución de carga y de relevo de dotaciones en las bases criollas. Por eso la planificación preveía acopiar toda la carga en el puerto fueguino y que el Irizar efectúe sólo una singladura de abastecimiento logístico antártico desde ése sitio de Tierra del Fuego. Los avisos Bahía Agradable e Islas Malvinas también forman parte del puente logístico con Ushuaia.

El percance incendiario obligó a recargar el esfuerzo en el aviso Bahía Agradable que al mando del capitán de corbeta Tomás Campos, tomará el rol asignado al transporte Canal Beagle. Estos dos avisos (buques de apoyo) junto a sus gemelos ARA Puerto Argentino y ARA Estrecho de San Carlos fueron adquiridos a la Federación Rusa a fines de 2014 y se ganaron el respeto de los marinos criollos por su notable capacidad de transporte y navegación en aguas con hielo.

El objetivo principal de esta campaña es abastecer y relevar las dotaciones de las seis bases conjuntas permanentes, apoyar las actividades científicas esenciales y honrar compromisos internacionales en la Antártida. Además de replegar residuos históricos en el marco del plan 2020/24, incrementar las reservas de víveres y combustibles e integrar las bases permanentes al sistema satelital de la defensa. Actualmente la Argentina posee seis bases antárticas permanentes vicecomodoro Marambio, Orcadas, Carlini, Esperanza, general San Martín y general Belgrano II) y siete transitorias (almirante Brown, teniente Cámara, Decepción, Petrel, teniente Melchior, Primavera y teniente Matienzo). Está previsto el funcionamiento de las seis bases permanentes pero las siete transitorias que se abren en el verano no lo harán por la emergencia del coronavirus. La base Esperanza, la única habitada por familias, este año solo recibirá al personal militar y científico. Fuente: surenio

Intro Nueva Edición Revista
A buen Puerto
Febrero 2021
Ver publicación online aquí Revista A Buen Puerto - Febrero 2021 - Hora de definiciones para la Hidrovia