El punto final a la concesión en el complejo La Fluvial abre una nueva etapa para la zona costera de la ciudad de Rosario. Las autoridades del Ente Administrador Puerto Rosario van por una renovación de ese enclave y de toda la extensión de TPR poniendo en valor la finalidad productiva

Por Álvaro  Arellano

La finalización del vínculo con el concesionario que explotaba el predio de La Fluvial hasta hace pocos días es una señal del rumbo que quiere otorgarle la nueva administración del Enapro al puerto rosarino. La reconversión del complejo ubicado frente al Monumento a la Bandera será diseñada poniendo el eje en la navegación fluvial y en actividades afines.

Si bien las autoridades no descartan que parte de esa superficie sea destinada a fines recreativos, reconocen que pasaría a ocupar un segundo plano, y el propio presidente de la entidad, Guillermo Miguel, se refirió a “la no presencia de boliches en el lugar”. Ya están en marcha los trabajos de reacondicionamiento en la infraestructura del inmueble y una inspección mucho más compleja en la zona de muelles.

En diálogo con El Ciudadano, el titular del Ente Administrador Puerto Rosario (Enapro) Guillermo Miguel y el director de asuntos jurídicos, Marcelo Terenzio, destacaron que el objetivo de la actual administración es poner en valor la finalidad productiva de la Terminal Puerto Rosario (TPR), y atender con especial atención uno de los principales pedidos del gobernador Omar Perotti: que las cargas no se vayan al Puerto de Buenos Aires.

En pleno proceso de reconversión de la zona portuaria, una de las cuestiones que se encuentra en revisión, con el objetivo de modificar la modalidad, es la manera en que se asignan las concesiones. Según indicaron desde la entidad, pretenden evitar que un solo concesionario administre varias concesiones, y que el ente público tome mayor protagonismo en el rumbo de la explotación de los predios.

Queremos un puerto productivo”, remarcaron una y otra vez Guillermo Miguel y Marcelo Terenzio a este diario al referirse al futuro de los 12 kilómetros que abarca el Puerto Rosario. También manifestaron su respaldo a la decisión del gobierno nacional de otorgar la administración de la Hidrovía a la Administración General de Puertos (AGP) y explicaron cuál es la situación del sector de la Terminal en manos de Vicentin.

Nuevo horizonte para La Fluvial
Luego de 22 años de concesión, la actual administración de Enapro decidió finalizar el contrato que la entidad mantenía con Claudio Caprile, quien explotó el complejo La Fluvial durante más de dos décadas y había acordado una prórroga durante el último año de la presidencia de Ángel Elías (2019) hasta 2022.

Para la actual conducción, los tiempos de reconversión se adelantaron, y definieron ponerle punto final a esa etapa con el cese de la concesión. “Enapro debe recuperar ese inmueble para ponerlo en valor como estación fluvial, sino tampoco tendría mucho sentido que lo administremos. Es un potencial inigualable que tiene la ciudad”, señaló el presidente de la entidad, Guillermo Miguel.

El objetivo es que el establecimiento mantenga un funcionamiento como estación fluvial para posibilitar paseos por la zona, como atracción turística, ya sea con cruces recreativos para que la gente disfrute durante la temporada en la zona de la isla Sabino Corsi, o para recorridos y visitas de alumnos.

Si bien resta definir el proyecto de reapertura para este enclave, Miguel hizo hincapié en “la no presencia de boliches en el lugar”. En ese sentido detalló: “Sí tiene que haber espacios recreativos como en cualquier estación de transporte aérea o fluvial donde se aguarda un transbordo, pero el objetivo es recuperar ese espacio para el transporte fluvial”.

El final de este acuerdo marca también el punto de partida para una nueva era, en la que Enapro tendrá como prioridades las operaciones fluviales propias de la zona como embarques, transporte, amarre y actividades afines. Como parte de una nueva política, las autoridades pretenden dejar atrás la modalidad de otorgar una concesión a una firma para que determine la impronta del establecimiento y, en lugar de eso, seguir más de cerca las actividades que se desarrollan en el predio.

Obras
Como parte de la reconversión de La Fluvial, desde Enapro señalaron que la preservación y la conservación del inmueble son cuestiones “inmediatas” a atender. “Se está haciendo un relevamiento de cómo se encuentra y ver la forma en que se explotó. Hay que ponerlo en condiciones para las personas que asistan a futuro, sobre todo teniendo en cuenta el acondicionamiento, tener una iluminación adecuada, esas son las primeras acciones”, detalló Marcelo Terenzio.

La acción inmediata responderá a la necesidad de poner en condiciones el establecimiento en el transcurso de los próximos 60 días, y llegar a la primavera, o quizás al verano, con el complejo habilitado para comenzar con algunas actividades.

Mientras piensan en el reacondicionamiento interior del predio ubicado frente al Monumento Nacional a la Bandera, ya iniciaron obras de infraestructura que afectan a esa zona, pero que tienen que ver con un plan estratégico para todo el Puerto. Desde el primero de julio dieron comienzo a una consultoría con el objetivo de conocer el estado de los muelles en la zona que llevará aproximadamente 120 días.

La bajante posibilitó el trabajo de buzos que ya se encuentran trabajando debajo de los muelles para relevar el interior de las estructuras con la finalidad de planificar obras de mejoras en el mediano y largo plazo.

Estamos administrando un bien público de la provincia, y por eso también hay un trabajo coordinado con distintos ministerios y secretarías en Santa Fe como el Ministerio de Infraestructura y Obras Públicas, el de Producción, con el de Cultura y además con la Secretaría de Medio Ambiente”, explicó Terenzio.

A lo largo del Puerto
Si bien por estos días la atención se posó en lo que ocurrirá con el predio que ocupa La Fluvial, el plan de obras está pensado para toda la extensión del Puerto Rosario. Este cordón abarca desde el edificio del Ente Administrador Puerto Rosario (Belgrano 341) hasta la zona del Arroyo Saladillo. Son 12 km de costa en la que se destaca la estación fluvial de pasajeros, pero donde también operan otros centros de producción y logística claves.

Entre ellos se destacan la terminal de contenedores y de aceites biocombustibles (que ocupa 65 hectáreas), la de agrograneles ubicada entre Avenida del Rosario y Ayolas, ocupando 20 hectáreas, con silos que acumulan 220 mil toneladas y cargan 5.600 toneladas por hora, con la particularidad que se trata de una terminal en la que pueden cargar dos barcos en simultáneo.

Son las principales concesiones que concentra el Enapro, mientras que en el complejo operan otras actividades de menor envergadura como guarderías o areneras.

La parte de Vicentín
Actualmente el funcionamiento de la Terminal Puerto Rosario está compuesto por varios accionistas, principalmente por el desarrollador portuario chileno Ultramar. Esta empresa encabeza el gerenciamiento de TPR y es la que lleva adelante la ejecución de la compañía.

Una parte minoritaria de las acciones las tiene Vicentín, específicamente un 10,2%. Consultado sobre posibles dificultades a partir de la situación de la concursada, el titular del Enapro remarcó: “Nosotros no hemos tenido problemas de afectación en la relación concedente-concesionario a partir del problema de Vicentín, sigue siendo unos de los accionistas de TRP”.

Las novedades por la Hidrovía
En el marco del anuncio que habilita a la Administración General de Puertos (AGP) a hacerse cargo de la administración de la Hidrovía, las autoridades de Enapro manifestaron su respaldo como entidad que participa del Consejo Federal e insistieron con una conducción federal en esta nueva etapa.

Esperemos que más allá del último anuncio haya un rol y una participación de las provincias formando parte del armado de los nuevos pliegos, para Santa Fe es una cuestión importante porque tiene que ver con nuestra matriz productiva y la posibilidad de mejorar la competitividad, la logística y los cotos. Es importante posibilitar que las cargas salgan por nuestros puertos”, consideró Marcelo Terenzio.

A su vez, una de las cuestiones que piden tener en cuenta, y que figura entre las prioridades a la hora de pensar la explotación de la vía navegable, es la preservación ambiental.

Para nosotros es importante que se mantengan los dragados y los accesos en el río, pero también es fundamental que los trabajos que se hagan en relación al dragado tengan en cuenta la cuestión ambiental, esto se planteó en los 90 con la actual concesión y no sucedió”, finalizó el director de asuntos jurídicos del Ente Administrador Puerto Rosario.   Fuente: El Ciudadano

Intro Nueva Edición
Revista
A buen Puerto
Octubre 2021
Ver publicación online aquí Edición Especial Zárate Campana 2021