“El Canal Magdalena es una medida geopolítica, a favor de toda la Argentina. No estamos hablando de una obra puntual al servicio de un puerto, aunque es evidente que La Plata tal vez sea uno de los beneficiarios más privilegiados de esta medida trascendente, tal vez la más importante de los últimos 100 años. Por eso me causan satisfacción las palabras pronunciadas por el subsecretario Leonardo Cabrera, apoyando la concreción de esta obra”, expresó el ingeniero naval Horacio Tettamanti, al abrir su exposición en el marco de la Jornada “La Plata, un puerto en crecimiento”, organizada por la UTN Regional La Plata y serindustria.com.ar.

Horario Tettamanti, estuvo a cargo de la subsecretaría de Puertos y Vías Navegables de la Nación durante la presidencia de Cristina Fernández, se remitió a los orígenes del puerto al recordar a la “Ensenada de Barragán. Tratemos de que la lingüística no vaya borrando nuestra historia, porque desde allí se inscribieron páginas históricas de toda la Argentina”, destacando que él mismo está enclavado “en un accidente geológico, reúne condiciones excepcionales”. 

El ex funcionario nacional respondió a los detractores de la construcción del Magdalena al señalar que “se han instalado falsedades absolutas desde los medios. La primera es que falta hacer estudios, cuando todos los estudios están concluidos, certificados y acreditados en el ministerio de Transporte. Si bien en la gestión macrista fueron ocultados e incluso hubo intención de destruirlos, afortunadamente el Canciller Timerman, antes de dejar su cargo, los dejó a resguardo, fueron protegidos y fue la propia Cancillería quien se los entregó en mano al ministro Meoni”. 

“La segunda falsedad, son los números que tiran, la inviabilidad de los 300 millones de dólares. Solamente hacen falta 47 millones de metros cúbicos para habilitar lo que ya es el Canal Magdalena, reconocido por la Resolución 584 con sus profundidades naturales. Son 120 o 130 millones de dólares los que hacen falta. Y otra grave mentira, es la que habla de los fondos duros. Eso es falso. Se han hecho todos los estudios pertinentes. Macri autorizó esta misma cifra para que se profundizase el Canal Martín García, por dónde le convenía a las multinacionales, para facilitar la salida de granos de Nueva Palmira. Allí si, por fondos duros, hubo que dinamitar, pero lo curioso es que eso pasó desapercibido. Sobre estas mentiras hemos invitado a debatir a quien quiera, pero nadie se presentó”.

Asimismo, Tettamanti indicó que “el Magdalena permitirá que los puertos fluviales puedan conectarse con los marítimos, se va a poder navegar, por ejemplo, entre La Plata y Mar del Plata. Aunque parezca mentira, hoy los argentinos tenemos que saber que no podemos navegar libre y soberanamente entre estos puertos. Si queremos hacerlo en un buque que cale más de 15 pies, debemos navegar al norte. Ir a Montevideo y solicitar autorización a su autoridad portuaria para que nos permita embarcar los prácticos para concretar la navegación”.

“Es imprescindible que Argentina pueda tener una navegación franca entre Formosa, Posadas y el Polo Sur, que es el sur de nuestra patria. No es posible que tengamos el país partido al medio. Por eso cuando alguien con mala fe, como una estafa intelectual, lo plantea como una cuestión de puertos, que los que impulsan el canal hacen lobby por un determinado puerto en particular o una determinada empresa, es absolutamente falso. El Magdalena, que tuvimos por instrucción de la presidenta Cristina la satisfacción de nominarlo como una vía de navegación oficial, nació con el objeto de fortalecer los puertos metropolitanos, el conjunto de Buenos Aires, Dock Sud y La Plata, para que no pierdan competitividad frente a Montevideo”, agregó.

En otro momento de su exposición, el ingeniero naval criticó con dureza la gestión de Cambiemos al manifestar que “las medidas y decisiones que tomó Macri fueron trascendentes, fueron el cierre de la intención de lo que fue la época de Menem, del consenso de Washington, de expulsar a los argentinos del agua… de partirnos al medio: la Argentina fluvial a favor de la exportación de granos de las multinacionales y el Atlántico Sur al servicio de la pesca furtiva”. 

Seguidamente dijo que “Macri avanzó donde nunca Argentina había permitido avanzar, que es la canalización profunda del puerto de Montevideo. Increíblemente su gobierno dejó vencer los plazos. Ni siquiera reservó derecho a la navegación a la navegación estratégica ni atendió las recomendaciones tanto de la Armada Argentina como de Hidrografía Naval, que decían que la profundización del canal iba a causar severos daños a los intereses de la navegación argentina, tanto que le van a quitar, de seguir avanzando esta obra, la salida al mar y quedar como un país mediterráneo si se profundizase el puerto de Montevideo a 47 pies”.

Regresando al Canal Magdalena, sostuvo que su profundidad “tiene que igualar a lo que Macri le autorizó a Montevideo, tenemos que llegar, no en el corto plazo, sino en un proyecto master plan en los próximos 20 años a 47 pies. Es evidente que La Plata es el único puerto, no por una cuestión de gusto, sino porque geológicamente la Ensenada de Barragán, apto para poder alcanzar los 47 pies en el futuro, si alguien se atreve a desafiar a la Argentina. Los argentinos muchos hemos luchado y muchos han muerto por defender el río de La Plata y no lo vamos a entregar así nomás. Vamos a dar la batalla porque por derecho propio nos asiste. No queremos apropiarnos de nada de nadie, sino que nuestro comercio exterior, nuestras cargas, estén al servicio de nuestra economía y nuestro empleo. 

“Necesitamos la actividad portuaria para nuestros trabajadores, el cabotaje nacional para los buques de bandera nacional y nuestro personal embarcado y construir barcos en nuestra industria naval para que los productos nacionales lleguen a todo el mundo con la mano de obra argentina”, concluyó Tettamanti.  Fuente: Ser industria

Intro Nueva Edición Revista
A buen Puerto
Abril 2021
Ver publicación online aquí Revista A Buen Puerto - Abril 2021 - "La hora del Magdalena".